El porqué de éste libro

Vivo entre tres espacios naturales protegidos que pese a su alto valor ambiental sufren incendios cada año. El fuego destruye nuestro paisaje y nuestro patrimonio cultural y ambiental y con ello no sólo perdemos nuestro pasado y nuestro presente, sino también nuestro futuro y nuestro modo de vida.

El bosque vive lejos de la gente. La despoblación rural que sufren zonas como las montañas suroccidentales asturianas y los Ancares lucenses en las que discurre la historia que se cuenta en el libro, supone que nuestras aldeas, valles y montañas sean testigos solitarios del paso del tiempo.

Dos miradas distintas recorren un mismo espacio. Un acuarelista de naturaleza, Fernando Fueyo, y un apicultor que vive con sus abejas en el territorio, Alberto Uría, se unen para intentar acercar a la gente que ya no vive en ellos la importancia de querer y cuidar nuestros ecosistemas.

 

 

El libro

"El País del Abeyeiro" es un libro escrito y dibujado en paisajes recónditos entre aldeas diminutas, que sueña con poner en valor el mundo rural. Con la edición del libro se pretende dar una visión global del paisaje para que el lector vuelva a pensar en él y a recordar todos los motivos que tiene para quererlo y defenderlo.

Será un libro impreso en alta calidad en papel con certificación ecológica FSC. Tendrá un tamaño de 24 x 24 cm y estará compuesto por más de 100 páginas encuadernadas con tapa dura y lomo curvo cubierto con tela.

 

 

 

Los autores

ALBERTO URÍA MORENO (Oviedo, 1980)

Es un naturalista y apicultor dedicado a la producción de miel y a la conservación de la naturaleza y del patrimonio natural y cultural.
Con esta obra se estrena como escritor como un paso más en su defensa de la apicultura tradicional como motor de desarrollo rural y de conservación de la biodiversidad.

FERNANDO FUEYO GÓMEZ (Valle de Arán (Lérida), 1945)

Es uno de los más relevantes artistas ilustradores de naturaleza españoles. Reconocido con diversos premios nacionales e internacionales, ha sido dos veces galardonado con el Premio Internacional de la Sociedad Científica de la Ciencia y la Ilustración y con el Premio de la Sociedad Geográfica Española.
Su trabajo ha permitido que la defensa de la vida y el medio natural pudiera divulgarse de forma más directa a través de revistas y periódicos como Quercus, Natura, Muy interesante, El País y El Mundo, entre otros.